Modelos de familia

Interesante artículo pretende analizar los motivos de que los niños y adolescentes ostenten cada día mayor relieve en sus familias y lo hace a partir de la presentación de dos núcleos: el hiperprotector, donde los padres se ponen en lugar de los hijos a los que consideran frágiles, y el democrático-permisivo, en que padres e hijos son amigos y entre los que no existe autoridad. Ambos modelos determinan indirectamente, la relación que la familia establece con el entorno y la escuela.

Basándose en un trabajo llevado a cabo en el Centro di Terapia Breve Strategica de Arezzo, se perfilaron las características de los diversos modelos familiares, que se recogieron en el libro Modelli di familia (Nardone y cols. 2001).

1. El modelo hiperprotector
“Cuando los padres se ponen en el lugar de los hijos considerados frágiles: profecía de inexorable cumplimiento.” (Nardone y cols., 2003)
Son las familias absortas en la resolución de los problemas y satisfacción de las necesidades el hijo. “No te preocupes de nada, tus padres lo resolveremos todo.” De este modo:
– el hijo siempre queda en posición de inferioridad, mientras los padres le transmiten que no puede resolver autónomamente ningún problema, hasta llegar al punto en que evite hacer todo lo que sus padres hacen por él.
– los padres satisfacen al hijo sin esperar nada a cambio, creando una persona que sólo sabe recibir, “un egoísta incapaz de afrontar ninguna situación que le presente la vida”.
En estos casos el incumplimiento de las reglas no tiene sanción, más allá de la reprimenda verbal que ralla el chantaje emocional “Si te opones, harás sufrir a tu mamá y a tu papá.”

2. El modelo democrático-permisivo
“Padres e hijos son amigos: falta de autoridad.” (Nardone y cols., 2003)
Familias en que las opiniones de los padres y los hijos son equivalentes. Sin tener en cuenta que “los hijos que se llevan a la mesa de las decisiones para satisfacer la necesidad de democracia de los padres, se convierten en auténticos tiranos.”

Leave a Reply