Las 4 mujeres que soy

Hasta hace muy poco no sabía bien qué consistía eso de ser mujer. Esto ha dado un cambio de 180 grados. Menos mal. En los últimos dos años me han ocurrido dos cosas importantes que me han conectado con la mujer que llevo dentro. En primer lugar, la escucha de mi intuición y el despertar del lado animal con el parto y la maternidad. En segundo lugar, el taller Las 4 Mujeres Que Soy que lleva Erika Irusta Rodríguez. En estas sesiones una se da cuenta que el ciclo menstrual va mucho más allá de la menstruación y que se desvela como un baile lunar de 4 fases en dónde aparecen 4 mujeres con sus propias características, debilidades y fortalezas. Los días en los qué estás super activa y con todo puedes en poco o en nada se parece a la semana que estás hecha un lío, insegura y de mal humor. No se trata de pelearse con estas mujeres sino aceptarlas, tratar de saber como son y sacar lo mejor de ellas.

el-camino-rubi

“Cuando vivimos sin conocer nuestro ciclo es muy posible que acabemos creyéndonos locas, inconstantes, inestables, falibles, incapaces de mantener nuestro criterio. Nos forzamos a actuar como se espera de nosotras y pisoteamos nuestras necesidades vitales para no ser tomadas por blandas, volátiles o flojas. Estas creencias se alimentan de los patrones culturales que se han creado a través del desconocimiento y estigmatización de la naturaleza cíclica de todos los seres, especialmente, del cuerpo de las mujeres. Así como la tierra es explotada para el cultivo intensivo, nuestro cuerpo es solicitado para la productividad intensiva. El desconocimiento de las diferentes fases del ciclo menstrual da como resultado el sentimiento de alienación que muchas mujeres hemos vivido durante muchos años. Sentirnos ajenas dentro de nuestra propia piel es uno de los pilares fundamentales de una autoestima baja, distorsionada y vulnerable. ¿Cuántas supermujeres seguimos viviendo en nuestra cabeza? ¿Cuántas sentimos que nuestro cuerpo está defectuoso y nos está tendiendo una trampa? Las molestias conocidas como sindrome premenstrual y otro tipo de dolencias que se producen a lo largo del ciclo son, con frecuencia, de naturaleza psicosomática. Dos de los principales motivos son el desconocimiento del ciclo menstrual y la creencia de que los cambios que se producen a nivel hormonal no afectan a nuestro cuerpo físico, mental y anímico’.

La ilustración es de Son of the Moon.

Leave a Reply